Inicio / Acerca De  / El Sistema Nervioso, complicado y asombroso

El Sistema Nervioso, complicado y asombroso

S.nervioso1

Es un sistema elegante, sofisticado y bastante misterioso. Las dificultades para comprenderlo se
visibilizan cuando miramos la lenta evolución en el tiempo de su estudio, el que – aunque cada
vez es más minucioso – siempre deja una pregunta sin contestar. Y así avanzamos.

El sistema nervioso es uno más de los sistemas de órganos de nuestro cuerpo – como el
digestivo o el cardiovascular. Coordina la actividad de los músculos, monitorea los órganos,
construye y procesa los datos que recibe de los sentidos e ¡inicia la acción!

Una breve información acerca del Sistema Nervioso

Formado por todas las células nerviosas de nuestro cuerpo nos permite comunicarnos con el
mundo exterior y, al mismo tiempo, controla muy variados mecanismos dentro de nuestro
organismo.

¿Qué ocurre al tocar un plato caliente? Por reflejo retiramos la mano y al instante los nervios
envían señales de dolor a tu cerebro. Así trabaja el sistema nervioso, capta información a través
de nuestros sentidos, procesa esa información y desencadena reacciones, como mover los
músculos o sentir dolor.
Los procesos metabólicos también son controlados por el sistema nervioso.

En el sistema nervioso hay muchos muchos miles de millones de células nerviosas, llamadas neuronas.

Cada neurona tiene un cuerpo celular y Neurona
varias extensiones. Las extensiones más cortas
(llamadas dendritas) actúan como antenas:
reciben señales de otras neuronas y las pasan al
cuerpo de la célula. Estas señales se integran en
el cuerpo de las neuronas y se transmiten a través
de una larga extensión (el axón). Los axones de
algunas neuronas tienen hasta un metro de largo.

El sistema nervioso se divide dos partes: el sistemaS. nervioso
nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP), llamadas así por su ubicación en el cuerpo. El SNC incluye los nervios del cerebro y la médula espinal y está contenido de manera segura dentro del cráneo y el canal
vertebral de la columna vertebral. Todos los otros nervios del cuerpo son parte del SNP.
También se puede hacer una distinción entre el sistema nervioso voluntario y el involuntario, independiente de donde se encuentren en el cuerpo. El sistema nervioso voluntario o somático controla todas las cosas de las que somos conscientes y sobre las que podemos influir de forma consciente, como mover los brazos, las piernas y otras partes del cuerpo.

El sistema nervioso involuntario o vegetativo/autonómico regula los procesos del cuerpo sobre los que no podemos influir de forma consciente. Este sistema está siempre activo ya que regula la respiración, los latidos del corazón y los procesos metabólicos, entre otros. Lo hace recibiendo
señales del cerebro y pasándolas al cuerpo. También puede enviar señales en la otra dirección,
desde el cuerpo hacia el cerebro, de modo de proporcionar al cerebro con información de la
periferia, como por ejemplo qué tan llena está la vejiga o qué tan rápido está latiendo el corazón.

El sistema nervioso involuntario puede reaccionar con rapidez a los cambios. Lo hace a través
de mecanismos de adaptación. Por ejemplo, si el cuerpo se calienta demasiado, el sistema nervioso
involuntario aumenta la circulación de la sangre hacia la piel para generar sudoración.
Tanto el SNC como el SNP tienen partes voluntarias e involuntarias. Sin embargo, mientras estas
dos partes están estrechamente relacionadas en el SNC, generalmente están separadas en otras
áreas del cuerpo.

El sistema nervioso involuntario se compone de tres partes:
El sistema nervioso simpático
El sistema nervioso parasimpático
El sistema nervioso entérico (gastrointestinal)

Los sistemas nerviosos simpático y parasimpático hacen cosas opuestas en el cuerpo. El sistema
nervioso simpático prepara el cuerpo para la actividad física y mental. Hace que el corazón lata
más rápido y más fuerte, abre las vías respiratorias para respirar con más facilidad e inhibe la
digestión.
El sistema nervioso parasimpático es responsable de las funciones corporales cuando estamos
en reposo: estimula la digestión, activa los procesos metabólicos y ayuda a relajarnos.
No siempre los sistemas nerviosos simpático y parasimpático funcionan en direcciones opuestas;
a veces se complementan entre sí.
El sistema nervioso entérico es un sistema nervioso separado ya que, en gran medida, se ocupa
de regular de forma autónoma la motilidad intestinal durante el proceso de la digestión. Esta
relación es muy importante para nuestro cuerpo y mente.

¿Por qué conservarías la sangre del cordón umbilical de tu bebé?

Capítulo I Neurociencia, Certificación Mindfulness en Inteligencia Emocional para lideres conscientes.

Universidad Siglo 21 – 2018