Inicio / Opinión  / Cine  / Cuando las mujeres se hacen oír: Carrie Fisher

Cuando las mujeres se hacen oír: Carrie Fisher

Cuando las mujeres se hacen oír: Carrie Fisher

Les voy a contar un secreto: nunca he visto las películas de Star Wars, ninguna de ellas. Tal vez más atroz todavía: no tengo ningún deseo de ver ninguna de las películas de Star Wars. Y sin embargo siento la muerte de Carrie Fisher tan agudamente como cualquier fan de ciencia ficción. Porque Carrie Fisher era mucho más que la Princesa Leia Organa de Alderaan, aunque esto pueda sorprender a algunos editores que encabezaron las primeras páginas de sus diarios y revistas así: “La princesa Leia muere a los 60 años”.

Carrie Fisher murió a las 60. Carrie Fisher, la actriz, seguro. Pero Carrie Fisher era famosa no solo por Leia, sino por una larga lista de actuaciones, porque escribió siete libros y fue una prolífica consultora de guiones, por ser loca por los perros, madre, narradora, y una tweeter excéntrica.

Durante los años que investigué sobre el impacto de los glucocorticoides en el cerebro y la depresión, leí y escuché a la Carrie Fisher defensora de la salud mental que hizo tanto para limpiar los lados oscuros de este trastorno. Fisher era bien conocida por su sinceridad acerca de sus experiencias con la adicción a las drogas y el alcohol y por su trastorno bipolar. Ella frecuentemente lo exponía en artículos, en sus sarcásticas presentaciones en público y en su best-seller del 2008 Wishful Drinking. Aquí tienen un ejemplo:
Su voz contrarrestó el estigma que rodea los trastornos psiquiátricos y ayudó a apoyar a otros con luchas similares.
Fisher era igualmente notable por pertenecer a la realeza de Hollywood. Nacida de la “America’s Sweetheart” Debbie Reynolds y del cantante Eddie Fisher, Carrie conocía la industria por fuera y por dentro, y trabajó toda su vida para hablar de ella en sus propios términos.
Entre las obras de Fisher Postcards From the Edge es una novela semi-autobiográfica, publicada en 1987 y adaptada por la misma Fisher para la película del mismo nombre (1990). En ella, una actriz de Hollywood con una madre famosa lucha contra la adicción y la depresión, al igual que la propia Fisher. La novela comienza en forma epistolar, a través de las cartas que la protagonista le escribe a su familia durante su rehabilitación. La narrativa es fuerte, honesta y atrevida; dispuesta a decirlo como es, como lo siente, en sus propias palabras. El sistema es aquí sistemáticamente destrozado, pero sobre todo hay un cuestionamiento hacia quien no escucha su dolor.

libro-carriePero Hollywood no es particularmente conocido por darle a las mujeres la oportunidad de hablar. Amy Lawrence, profesora de cine en Dartmouth señala que en el cine clásico “la habilidad natural de la mujer para hablar es interrumpida, dificultada o condicionada a un grado sofocante por la propia tecnología del sonido” y que el proceso de grabación separa el cuerpo de una mujer de su voz. Lawrence nos muestra otra mirada del musical canónico de los años 50, Cantando bajo la lluvia (Singin ‘in the Rain), en el que una estrella de cine mudo necesita una doble de voz. La joven cantante que ofrece la desencarnada voz (aunque su baile implica increíbles hazañas físicas) es, por supuesto, Debbie Reynolds, la madre de Carrie Fisher.
La relación entre las mujeres y sus voces se convierte entonces en el escenario en el que se expresan las actitudes hacia la industria.
Carrie Fisher no sólo había crecido con una madre famosa, sino que había interpretado una heroína icónica de la gran pantalla y había pasado por la escurridora de la industria en los tiempos en los que escribió su cínica novela romántica.
Gran parte de la novela involucra la tensa relación entre la madre legendaria y la hija que lucha. Estas mujeres hablan, pero no se escuchan. A pesar de la naturaleza de la industria y del esfuerzo extra que tienen que hacer las mujeres, el trabajo es trabajo. Cuando en la novela, Suzanne, la protagonista, quiere abandonarlo todo: … –“Me estoy quedando fuera del negocio. Si no lo hago nunca tendré ninguna oportunidad de tener una vida normal”…su madre la interrumpe.
Tomo nuevamente las palabras de Lawrence: “En la novela nadie declara la guerra. Es una obra clásica post-feminista, es la entrega total. Y no hay salida del negocio”
Fisher es una modelo femenina que supo aprovechar la ventaja que otras mujeres no tenemos, “la gran pantalla” y la utilizaba para, por ejemplo, rechazar el sexismo insidioso cuando declara: Dejen de discutir si estoy envejeciendo bien…
Fue exitosa más allá de Hollywood y de sus padres famosos, lo fue por su inteligencia y su talento, su ingenio y determinación, porque tenía una voz fuerte y clara, y sí, también por su belleza.

Cuando las mujeres se hacen oír: Carrie Fisher